• Distilled Innovation

Empresas ambidiestras: 10 beneficios que debes conocer

La volatilidad del mercado y la dinámica económica global han llevado a las empresas a ser cada vez más versátiles en el accionar y el pensar.


En este contexto, surgen las empresas ambidiestras; organizaciones que desarrollan la capacidad de construir su futuro y diseñar nuevos modelos de negocio - en cualquier circunstancia - y al tiempo que operan eficazmente su estructura actual.


Este concepto ya venía mostrando sus indicios desde la revolución industrial; donde la velocidad de la demanda, ponía en juego la innovación y la respuesta operativa de la empresa.


En este artículo quisimos enfatizar en los beneficios de ser una empresa ambidiestra en el siglo XXI y cómo se puede aprovechar en el día a día esta modalidad. Si crees que nos falta una característica adicional, comparte este artículo en redes sociales y etiquétanos como @distilledinnovation.



BENEFICIOS


1. INNOVACIÓN CONSTANTE


La innovación es un componente importante en las organizaciones. Muchas veces no ocurre en la calma, sino en el caos del día a día. ¿Cómo mejoramos un proceso? ¿Cómo hacemos que sea más eficiente? En este sentido, la innovación es una habilidad que adquieren las empresas - cuando se presentan situaciones “negativas” y “positivas” - y éstas motivan a hacer mejor las cosas.


Una encuesta global realizada sobre innovación por McKinsey en el 2015, manifestó que el 84% de los directivos encuestados reconoció la importancia de la innovación en sus organizaciones. Sin embargo, sólo el 6% dijo estar satisfecho con sus resultados.

2. MEJORA CONTINUA


Al estar en innovación constante, la organización comienza a generar una gestión del conocimiento en torno a las nuevas necesidades, tecnologías y herramientas. En este sentido, los colaboradores (desde el más pequeño hasta el más grande) comienzan a hacer parte de un ciclo de aprendizaje y mejoramiento continuo de los procesos de la organización.


A la par que se desarrolla un conocimiento actual en las áreas, se gestiona un conocimiento adicional que responda a contingencias y nuevas necesidades.


3. COLABORADORES DINÁMICOS


Dentro de una organización, cada colaborador posee un saber específico; sin embargo, en el día a día, este Colaborador debe estar en la capacidad de adquirir nuevas habilidades y formarse en un ambiente dinámico.


De ahí la importancia de capacitar a los colaboradores siempre en el marco del dinamismo y el trabajo ágil; y estar dispuesto a asumir nuevos retos e incluso transformar su perfil para la nueva situación que se presenta.


4. ESCALABILIDAD Y CRECIMIENTO ECONÓMICO


Al estar en un mercado que día a día, es cada vez más competitivo y más exigente para los consumidores, uno de los beneficios de las empresas ambidiestras es que el crecimiento debe ser progresivo es decir nunca se queda en un punto estático, sino que busca instaurar nuevos productos, servicios y procesos en su día a día.


En palabras de expertos: “las empresas ambidiestras son aquellas capaces de explotar el negocio actual, y explorar a la vez, nuevas oportunidades de negocio. Esta nueva concepción de empresa implica un esfuerzo por sistematizar la innovación, y convertirla en una competencia de la organización” (sintetia.com).


5. PENSAMIENTO ESTRATÉGICO


Hacer parte de la metodología de empresas ambidiestras, es entender que es necesario desarrollar el pensamiento estratégico en las organizaciones y colaboradores. Pensar en cómo ganar puntos a la competencia, cómo utilizar mejor las herramientas, qué elemento nuevo añadir, son algunos de los puntos.


La finalidad de la estrategia de innovación es establecer una serie de elementos que actúen como una especie de brújula, para contribuir a trazar el rumbo y aclarar, entre otras cosas, las motivaciones que llevan a la empresa a apostar por la innovación. Definir internamente el concepto de innovación, formular los objetivos que se esperan obtener, acotar las áreas en las que la empresa desea innovar y determinar los recursos que se está dispuesto a invertir” (sintetia.com)


6. COHERENCIA CON MISIÓN/VISIÓN


Podemos comenzar afirmando que la innovación no puede ser un tema de azar. La innovación debe estar ligada a una misión y una visión organizacional. ¿Qué objetivos se quieren lograr en el corto, mediano y largo plazo? De acuerdo a ello se aplica la metodología ambidiestra, logrando en todas las áreas competentes los objetivos adecuados.


No comprender de que modo contribuye la innovación a los objetivos de la empresa es un grave error. Querer innovar en todo y no terminar innovando en nada, son otros de los errores más comunes. Incluso generar una cartera de proyectos que no tiene ningún tipo de beneficio para la compañía, pone en riesgo los recursos.


7. EXPLORACIÓN DE NUEVAS HERRAMIENTAS


Un ejemplo claro –y con resultados de valor - es cómo Airbnb llegó para competir con Marriott y muchas otras cadenas en la industria hotelera. La estrategia de Airbnb era incursionar en un modelo tan importante como el digital, y comenzar desde allí a generar una oportunidad de mercado, como nicho de hoteles a bajo precio.

Para esto utilizó las posibilidades que le ofrecían las herramientas y desde allí consolidó su modelo de negocio, que hoy en día es uno de los más exitosos en este nicho.

8. RESILIENCIA


Las organizaciones ambidiestras son aquellas que tienen líderes resistentes a las dificultades; con su conocimiento y experiencia, utilizan la innovación para atraer a los colaboradores a trabajar de forma simultánea, en el presente y el futuro de la empresa.


Mientras se enfocan en el negocio actual; los preparan para la generación de nuevos campos de acción. Para ello, se vuelven amigos de sus colaboradores para motivarlos a sumarse a sus objetivos y ser los mejores en lo que hacen.


9. GESTIÓN DE OBJETIVOS


Al hablar de innovación es muy común encontrar en las empresas el portafolio de proyectos. Éstos normalmente se sitúan en horizontes para definir en cuánto tiempo serán ejecutados: corto, mediano o largo plazo.


Sin embargo, las organizaciones ambidiestras deben crear un portafolio de oportunidades donde la variable fundamental sea la distancia con respecto al core del negocio. Así, los proyectos de H1 (Horizonte 1) se referirán a aquellos que correspondan al negocio actual; los H2 a iniciativas de nuevos negocios y los H3 a nuevas opciones de crecimiento.


Algunas empresas como Google hablan incluso de los “Moonshots” para referirse a aquellos desarrollos que están mucho más lejanos del core y que llevarán bastante tiempo de exploración, pero que podrían representar soluciones radicales y sumamente innovadoras.


¿Cómo ubicar adecuadamente los proyectos? La recomendación es tener en cuenta seis aspectos clave: clientes, competidores, estructuras de costos, canales de distribución y capacidades distintivas.


10. EQUIPOS ESPECIALIZADOS


Existen actualmente una serie de problemas que dificultan el proceso de transformación hacia el ambidiestrismo. Uno de ellos es que las empresas, por cubrir su día a día, no tienen designado un equipo de trabajo para la identificación de nuevas oportunidades.

Así como existen áreas de mercadeo, finanzas y comunicaciones, el ambidiestrismo debe tener un grupo de trabajo que se responsabilice por esa búsqueda. Esto tiene que ver con esa necesidad de crear una estructura paralela que permita gestionar lo relacionado con los nuevos negocios.




*Comparte este artículo si te gustó.