• Distilled Innovation

El Destiladero: Diálogos con emprendedores

Un invitado muy especial nos acompaña esta semana en El Destiladero. Se trata de Sharee Iguarán Barrios; un emprendedor guajiro, apasionado por el arte, las comunidades y el emprendimiento social.


Para él, no existen límites, sino oportunidades para emprender y solucionar. Además es viajero de corazón, y lo que cuentan sus fotos, son parte de sus historias.


Conoce más de sus emprendimientos en Instagram como:


@bambalinasco

@centro_coworking

@shareeib



Bienvenido al Destiladero, comencemos primero por saber ¿quién es Sharee Iguarán?

Es una persona super apasionada por lo que hace, un amante de la cocina, una persona que le encanta hacer reír y reírse un montón. Pero además de eso, una persona que cree mucho en la innovación social, en el emprendimiento con impacto social, y eso es lo que hace de su vida actualmente.

Soy cofundador de una fundación llamada Bambalinas, articulamos emprendimientos sociales, con especial énfasis en la Guajira; aunque hemos tenido impacto en otras ciudades.También soy fundador de Centro Coworking, trabajo colaborativo en Riohacha.

¿Cómo nace Bambalinas?

En el 2015 yo estaba viviendo con mi hermano en Bogotá y estaba en la Universidad. A los dos se nos ocurrió una idea de hacer un proyecto que se enfocara en emprendimiento.

Nos pusimos en contacto con una organización que había por ese entonces que se llamaba “Fuck Up Nights”, que son noches de fracaso. Empezamos a hacer parte de esto en 2015 en Barranquilla; hicimos 19 eventos en los que emprendedores contaban sus historias de fracaso. Tuvimos 100-200 asistentes por evento, 3 speakers.

De ahí su nombre Bambalinas, porque estamos detrás de eventos como éstos.

Luego de eso empezamos a crear una metodología y en 2017 lanzamos un proyecto que se llamó Reto Inspira Guajira (el primero), hicimos un bootcamp de soluciones a problemáticas sociales, a partir del emprendimiento. En ese entonces nos acompañó, una persona del equipo de Distilled: Christian Piraquive.

¿Cómo inicias tu segundo emprendimiento?

A inicios de 2019 ya estábamos trabajando en la Guajira. Mi mamá decía que teníamos la casa repleta de gente, reuniones en la sala, en el comedor, teníamos que invitar a comida a todo el mundo. Los cafés se volvían rumba a las 4 de la tarde y la verdad es que no teníamos un espacio de encuentro.

Participamos en un fondo Emprender del SENA y gracias a unos fondos que teníamos de otros proyectos logramos fundar Centro Coworking. Abrimos las puertas a finales de noviembre de 2019. Save The Children y USAID fueron nuestros primeros clientes.

En el 2020 con la pandemia fue un momento difícil. En Riohacha no existían coworkings. Seguíamos pagando nuestro arriendo. Tuvimos deudas.

Hoy, podemos decir que logramos superar esto y la casa se nos quedó chiquita, con todo lo que está pasando hoy en Centro Coworking.

¿Quiénes han sido tus aliados en Emprender?

Voy a empezar mencionando a mis hermanos, Eca y Xail, y un amigo, Henitzo. Los 4 empezamos por amor al arte y hoy gracias a toda la gestión que hemos hecho, contamos con financiación en Bambalinas, haciendo impacto real en los territorios.

También quiero destacar a SENA Regional Guajira, Ecopetrol, Chevron, Hocol; organizaciones que han confiado en nosotros y en los jóvenes.

Mi mamá también ha sido parte clave en mi emprendimiento; ella nos ayudó a creer y a solventar gastos, que no podíamos en el momento.

Los que creyeron en Reto Inspira: Christian Piraquive, Jesús Cruz, son muchos amigos.

¿Qué es lo que más has disfrutado de emprender?

Esto creo que lo digo mucho… pero el tema de impacto social comunitario tiene mucho sentido en lo que hago. Cuando escucho a las personas de estar agradecidas, para mí es suficiente. Aportar valor, el agradecimiento de tu cliente por tu producto y servicio.

¿Qué es lo que menos has disfrutado de emprender?

No soy mucho de números (risas). Y eso es algo que como emprendedores tenemos que aprender. En mi equipo, Henitzo es mi financiero y es muy duro. Yo soy diseñador, y siempre decía, no quiero saber nada de números. Pero al estar emprendiendo, sé que no se puede vivir sin ellos.

También diría que todo el tema de impuestos, de pagos, de papeleo; es un tema complejo. Pagar más impuestos de lo que estamos ganando; para nosotros que somos una empresa pequeña, es un reto complejo.

Hemos llegado a la sección YO DESTACO

Cuéntanos a quién destacas de tu sector y por qué

Destaco a la Facultad de Diseño y Arquitectura de la Universidad de los Andes, tiene un grupo de personas que está muy enfocado en la innovación social; destaco a Santiago de Francisco, Miguel Navarro, Andrés Amaya, Leonardo Parra; ellos han creado un grupo de profesores que están interesados en enseñar sobre innovación social. Tienen un proyecto que se llama Challenges; es un concurso a nivel nacional para crear propuestas a problemáticas sociales, en diferentes puntos del país. Yo trabajé con ellos en varios proyectos y fui estudiante de la Facultad.

Cuéntanos un personaje que destaques

Jesús Cruz, de Orgánicos del Caribe; un emprendedor forjado desde el esfuerzo. Tiene una empresa en Barranquilla donde hacen abonos orgánicos a partir de la transformación de residuos. Además tiene un impacto con campesinos de la región para la agricultura sostenible.

Quiero destacar también a Carlos Jaramillo, Fernando y Christian Piraquive de Distilled; los conozco desde hace 6 años. El nivel de cercanía, de horizontalidad que veo en su equipo es impresionante.

También destaco a Raaida Mannaa de Social Baq y Mario Varón; ellos tienen una empresa que empezaron hace muchos años sobre emprendimiento e innovación social en Barranquilla.

De todo lo que hemos conversado, cuéntanos cómo conociste a Distilled, cómo es la historia…

Yo soy guajiro, y creo que eso ya nos da luces, porque Cristian y Fernando son guajiros. Mi hermano mayor estudió con Christian, y desde ahí tuvimos la conexión.

En el 2017 hicimos el Reto Inspira: mi hermano nos recomendó a Christian; y se hizo una conexión muy linda, muy humana con el proyecto. En el 2018 luego ellos me invitaron a Héroes Fest y participé de 1 taller. Allí conocí a Nando y a Carlos Jaramillo.

También trabajé en un proyecto con Sura, para las historias clínicas. Hicimos una plataforma para desarrollar una solución inmediata a una problemática que estaban presentando. Hicimos un bootcamp de varios días, en ese momento estrechamos la relación. Hoy aporto como Consultor de Distilled Innovation, y ellos, en Bambalinas.

¿Puedes decirnos en qué cambió Distilled tu vida?

Hace unas semanas hablaba con mi equipo sobre la participación que tienen en Distilled todas las personas en la toma de decisiones. Uno se siente escuchado, importante, independiente del rol que tengas en un proyecto. Siempre me siento invitado, bienvenido. Que esa inclusión es genuina.

Por último, hemos llegado a la sección de “Consejos Express”, donde damos un consejo breve a las personas que leen este blog.

¿Qué consejo le darías a un joven que quiere realizar un emprendimiento social y no sabe por dónde comenzar?

Mi consejo es que aprendan de herramientas y metodologías que hay en el mercado. Cuando uno trata de ser emprendedor social, hay que buscar el impacto que se logra con herramientas que ya existen. Mapeén las que hay por ahí para lo que ustedes quieren hacer.

¿Qué consejo le darías a un diseñador, pero que también quiere ser Consultor?

Yo vengo de una escuela donde el diseño es visto como proponer algo; sin embargo se debe formar una mentalidad de solución de problemas con herramientas y metodologías. Tenemos que vernos más allá de hacedores; porque los diseñadores también tienen muchas cualidades para ser pensadores y solucionadores. Ser generadores de impacto.

Para ir finalizando esta entrevista, que vamos a ver nuevo este 2022 en Bambalinas y Centro Coworking

En Bambalinas, acabamos de lanzar un proyecto de mercados campesinos, en Riohacha. Estamos trabajando de la mano de la Alcaldía, Ecopetrol - Hocol y SENA Regional Guajira. Trajimos a los campesinos de los corregimientos de Riohacha. Vamos a hacer 6 ediciones. La primera edición fue todo un éxito, se vendieron $19,500,000. El beneficio es directo para ellos.

En términos de cultura, estamos trabajando con artesanas wayuu. Además estamos haciendo un trabajo con jóvenes que tengan emprendimientos que estén directamente relacionados a los ODS. Tendremos capital semilla.

En Centro Coworking vamos a abrir una nueva sede, la idea es tenerla lista en 2-3 meses; estamos a punto de iniciar obra.



*Comparte esta entrevista si te gustó.

*Déjanos en redes sociales, un destilador que quieras ver en el Destiladero.